RADIO ONLINE 24HS (PlayCelular)

viernes, 23 de marzo de 2012

Demanda marítima el talón de Aquiles de Evo

 
A un año del cambio de timón de la estrategia marítima con Chile, hasta la fecha no se conoció ni una sola página de la demanda internacional que anunció el presidente Evo Morales el 23 de marzo del 2011, cuando se divulgó al mundo que Bolivia acudiría a estrados internacionales para recuperar una salida soberana al mar, tras 133 años de enclaustramiento.

La nueva estrategia gubernamental provocó la reacción del presidente chileno Sebastián Piñera, quien desde el Palacio de la Moneda, enfatizó que la formulación de Morales representa un “serio obstáculo” para las relaciones bilaterales, lo cual derivó en la paralización de la agenda de 13 puntos, iniciada entre Morales y el entonces gobierno de Michelle Bachelet el año 2006.

De ahí en adelante las relaciones entre ambos países se “truncaron”, más aún cuando el 5 de abril del 2011, el presidente Evo Morales creó la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar), institución que tiene la misión de elaborar y presentar la demanda a un Tribunal Internacional, proceso que aún no está listo y se prevé demorará hasta nuevo aviso.

“Apeló a la comunidad internacional para que la inmensa herida de los bolivianos, por el enclaustramiento marítimo, sea cerrada en base a un fallo justo y certero, que le devuelva la cualidad marítima al país”, dijo Morales en su discurso del Día del Mar el pasado 23 de marzo del año 2011.

A ello se sumó las reuniones que organizó Morales, junto a historiadores y juristas bolivianos, para elaborar de manera conjunta una demanda. Asimismo, el Órgano Ejecutivo anunció que recurrirán a expertos internacionales para recibir orientación y elaborar una demanda que tenga buenos resultados.

Como parte de la nueva estrategia el 29 de abril Diremar, institucionalizó el día de la Reivindicación Marítima. Esa jornada también se organiza actos de reivindicación de una salida soberana al mar como desfiles escolares y actos cívicos en todo el país.

El 12 de mayo el canciller chileno Alfredo Moreno en contacto con la prensa de su país, emplazó a Bolivia, definir qué estrategia adoptará finalmente para hacer valer su pretensión de contar con una salida al mar.

El 13 de julio de 2011 el presidente Evo Morales pidió a la comunidad internacional, en la corte de la Haya, apoyo para la demanda marítima boliviana y así solucionar el centenario conflicto con Chile.

La reacción Chilena fue inmediata, al declarar que asumen una posición de reserva de sus derechos, ante la pretensión de Bolivia de “atribuir connotación jurídica a planteamientos políticos e interpretaciones antojadizas” y reiteró que “tales pretensiones son infundadas e inoponibles al Estado chileno”.

El 1 de septiembre, Bolivia, contrata los servicios de Antonio Remiro Brotóns, académico en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de Madrid, quien también fue asesor de los gobiernos de Nicaragua, Argentina, España y que se sumó al equipo de Diremar, para elaborar a la demanda marítima.

El 22 de septiembre el canciller chileno Alfredo Moreno, dijo que en cuanto a la demanda marítima, tanto la Organización de Estados Americanos (OEA) como las Naciones Unidas (ONU) indicaron que este es un tema bilateral.

Durante su intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas el 23 de septiembre, Evo Morales, defendió su intención de demandar a Chile para lograr una salida al mar con soberanía.

En ese mismo foro, su homólogo chileno, Sebastián Piñera, respondió que "no existen asuntos territoriales pendientes" con Bolivia, y defendió que el tratado de 1904 "fue fruto de una negociación libre y consentida".

El 30 de noviembre, Bolivia anunció que se definió la hoja de ruta en base a documentos históricos y presentar la demanda ante la Corte de la Haya, aunque la estrategia se mantendrá en reserva.

El embajador boliviano ante la OEA, Diego Pari, informó en diciembre pasado que el Gobierno prepara un informe “contundente” sobre la demanda marítima y un lobby para conseguir respaldo a la posición boliviana en el foro de Cochabamba.

Mientras tanto, el gobierno de Sebastián Piñera respondió reiteradamente que no existen temas pendientes de límites con Bolivia, ya que está vigente el Tratado de 1904 que fijó los límites entre ambos países después de la Guerra del Pacífico de 1879.

El 6 de enero del 2012, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en una visita en palacio Quemado, señaló que el diferendo marítimo entre Bolivia y Chile “es un asunto bilateral”, aunque añadió que, como ocurre desde 1979, el tema será abordado en Cochabamba del 3 al 5 de junio próximo en la Asamblea del organismo.

En los pasados días el jefe de bancada de senadores del Movimiento al Socialismo (MAS), Eugenio Rojas, planteó realizar un referéndum similar al del 2004 en el gobierno de Carlos de Mesa, para vender gas por mar a Chile, como una nueva opción paralela a la demanda internacional.

Este 23 de marzo Bolivia recordara 133 años de la pérdida del Litoral, como todos los años los actos cívicos que congregan a estudiantes, instituciones, policía y militares se realizaran en plaza Abaroa.

Bolivia perdió 120.000 km2 y 400 km de costa, que pasaron a manos de Chile, durante la guerra del Pacífico en el siglo XIX. Los dos países rompieron relaciones diplomáticas en 1978 y, desde entonces, el diálogo bilateral se realizó mediante las vicecancillerías.
 /ANF