RADIO ONLINE 24HS (PlayCelular)

domingo, 25 de septiembre de 2011

Evo ofrece turismo seguro para extranjeros

salar de uyuni Bolivia
“El turismo es muy importante para nuestro pueblo, pero tiene que ser un turismo con garantía para los turistas, que se sientan seguros al conocer nuestro territorio”, afirmó ayer el presidente Evo Morales, en el acto de inauguración de la Casa de las Culturas y el Museo Cueva de Yeso, en San Ignacio de Velasco. 

En una ceremonia que fue enaltecida con la asistencia del Primer Mandatario, la ministra de Culturas, Elizabeth Salguero, y las autoridades del municipio de San Ignacio de Velasco celebraron la reapertura de la Casa de las Culturas y  la inauguración del repositorio.

“Reinaugurar la Casa de las Culturas y potenciar como atractivo turístico La Cueva de Yeso son resultados tangibles de la gestión del presidente Morales a través del Ministerio de Culturas, que tiene como labor fundamental la promoción y difusión del patrimonio cultural boliviano como son estos dos espacios”, aseveró Salguero en su discurso.

Erwin Méndez Fernández, alcalde de San Ignacio de Velasco, agradeció a las autoridades estatales por la conclusión de las dos obras, porque “de esta manera se podrán impulsar nuevos proyectos turísticos para San Ignacio, en especial ahora que es considerado como atractivo turístico de la amazonia”.

En los dos proyectos en los que el Ministerio de Culturas invirtió alrededor de dos millones de bolivianos, como contraparte, las autoridades locales financiaron el mobiliario requerido, es decir, aire acondicionado, escritorios, sillas, paneles de exposición, equipos de computación y recursos humanos para su funcionamiento.

La Cueva de Yeso es un destino turístico que se encuentra a lado noroeste de la represa Guapomó.

Es uno de los atractivos más antiguos porque desde las misiones jesuíticas se extraía del lugar el caolín que se usaba para blanquear las viviendas, fruto de esta explotación se tiene ahora esta cueva de extraordinaria belleza que podrá ser admirada por los visitantes.

San Ignacio de Velasco se encuentra ubicado a 456 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz y se lo denomina así en honor al general José Miguel de Velasco, quien ocupó la Presidencia de la República en cuatro oportunidades. Fue creado por ley el 12 de octubre de 1880. La iglesia de San Ignacio de Velasco fue construida el 31 de julio de 1748 y demolida en 1948 por falta de recursos económicos para su mantenimiento, pero aún conserva gran parte de su original belleza arquitectónica interna. 

En la región, donde se plasmaron las Misiones Jesuíticas con una importante producción cultural,  se encuentra también el Parque Nacional Noel Kempff Mercado, que es uno de los lugares de flora y fauna más importante del país.

En  la Casa de las Culturas, una casona de antaño en la población, se instalaron varias salas destinadas a exposiciones de arte, además de una biblioteca y un espacio para internet que serán abiertos al pueblo. Los dos sitios son un aporte al turismo en la región. 


DATOS

• Misiones. Los jesuitas, en el proceso de evangelización, transmitieron expresiones de arte como la música, la cual se encuentra recopilada en un archivo misional con obras de grandes compositores como Zipoli, Schmit y otros.

• Talleres. En los templos que se edificaron en Chiquitos se crearon talleres de música y de elaboración de instrumentos de cuerdas como violines y violas.

Misiones jesuíticas de Chiquitos y el arte 


Los magníficos templos restaurados de las antiguas misiones jesuíticas son conservados por los pueblos que aún poseen manifestaciones culturales de la época misional. 

No se trata de templos en ruinas o en lugares abandonados, son sectores que cumplen su función religiosa y mantienen viva la cultura de la región.

En las misiones chiquitanas se realizan los festivales de música barroca, los cuales se basan en el importante Archivo Musical de Chiquitos, con obras de Zipoli, Schmit y otros compositores.

En esta región, los descendientes chiquitanos fabrican y ejecutan sus instrumentos en las festividades patronales y religiosas, como una forma de expresión del arte de hace siglos.

CAMBIO.-