RADIO ONLINE 24HS (PlayCelular)

martes, 20 de septiembre de 2011

El origen de la morenada: 1851 y Taraco


Con mucha sorpresa leí el artículo de Página Siete de fecha 8 de agosto de 2011, titulado: “Oruro apela a pruebas para reclamar origen de la morenada”. Me llamó la atención porque el tema: “El origen de la morenada”, es algo que ya fue definido en un debate público el 2 de junio de 2004 en el Museo Tambo Quirquincho.

De las publicaciones del evento de entonces se extrae: “Ayer, en el marco de las actividades ('), se llevó a cabo el seminario de la Morenada de Taraco, en el que participaron el antropólogo Emmo Valeriano, el investigador Edgar Nina, el sociólogo David Mendoza y otras personalidades que coadyuvaron en aclarar detalles sobre el origen de la danza. (') con el aporte de muchos investigadores en el área cultural y con la documentación que cuenta la población, se va dando mayor fuerza a confirmar que Taraco es la cuna de la morenada”. (3 de junio de 2004) 

Considerando que muchos investigadores no toman en cuenta este debate, pongo en conocimiento algunos resultados del mismo. En principio, en ningún momento se cuestionó el documento de declaratoria de Taraco cuna de la morenada, presentado en julio de 2003, que está fundamentado en ocho documentos que explican el origen de la morenada. Es así que esta tesis nuevamente se ratifica cuando Mauricio Cazorla nos recuerda una hipótesis que fue descartada en ese debate: “La morenada es una danza que recuerda el trabajo y la permanencia de los esclavos negros en Oruro desde 1607”. Hipótesis que fue propuesta por Emmo Valeriano: “En Oruro, en 1607 existió en sus minas de plata la veta de los morenos, en el cerro Colorado que era propiedad del negro Antonio de Ulloa, posiblemente en esta veta perteneciente a un negro también trabajaron africanos y que de allí tuvo su origen la Danza de los Morenos, como también capataces y mayorales”. (2004, p-36). En esta cita textual me he permitido hacer énfasis en el término “posiblemente”, para aclarar que se trata de una hipótesis y no de un hecho comprobado. Desde que se propuso esta hipótesis hasta el momento no se ha descubierto un documento que demuestre que la morenada sea la representación de la esclavitud negra en Bolivia, o que tenga algún vínculo con la cultura negra. Lo que si existe son interpretaciones arbitrarias que no consideran el proceso histórico de la morenada. 

De la misma manera en el citado debate se argumentó que en el Museo de Oruro se encontraba una máscara de moreno “supuestamente de 1875”, lo cual no era significativo para determinar el origen de la danza, porque no existía la documentación respectiva para sostener esta afirmación, lo que sí existía fue su descripción: careta de moreno tradicional de yeso y fuste sin pipa, y el uso del término tradicional porque estas caretas fueron de uso tradicional en Taraco, éstas debían cumplir una función social en los cuatro días de la Festividad del Carmen para luego ser vendidas junto con toda la ropa de moreno (como mandaba la tradición), hecho que se encuentra debidamente documentado. Por esta razón dicha careta es un dato, no es la danza.

De la misma forma se argumenta que existe una pintura de 1860 de Manuel Mirones, donde se encuentran representados los morenos danzando. Este dato me parece interesante, no se debe entender que la pintura es la danza, simplemente es un dato. Es necesario efectuar un estudio iconográfico (procedimiento metódico para analizar y contextualizar), solamente de esta manera tiene validez en este tema. Del mismo modo debe procederse con las fotografías antiguas y todo material iconográfico (incluyendo los bordados), donde se observa claramente los bordados de Taraco y de Achacachi. 

Por eso, cuando se recalca permanentemente el bordado recamado, cuya denominación original es bordado k’illi, estamos hablando del bordado de Taraco. Para los poco entendidos en la materia el bordado de Taraco es inimitable (en técnica, diseño, signografía y simbología).

PAGINAN SIETE, LA PAZ.-