RADIO ONLINE 24HS (PlayCelular)

viernes, 11 de enero de 2013

Bolivia fue readmitida en la Convención de Viena

El presidente de Bolivia, Evo Morales, con la hoja de Coca en mano

Bolivia reaccederá a la Convención Única de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre Estupefacientes con una excepción que permitirá el masticado de coca (acullico), informó el viernes la Oficina del Portavoz de ese organismo internacional.

de la ONU, el regreso del país andino a esa convención fue posible tomando en cuenta que sólo 15 Estados objetaron la petición a esa reserva, solicitada en una carta por el presidente boliviano Evo Morales, al Secretario General de la ONU en diciembre de 2011.

    "Para bloquear la solicitud de reingreso de Bolivia era necesario que la tercera parte de los 183 Estados parte de la Convención, es decir 62, la objetaran en el plazo de un año luego de que Ban Ki-moon les presentara el caso el 10 de enero de 2012", subraya el comunicado oficial de la ONU.

    Transcurrido ese término, Bolivia quedó aceptada y el titular de la ONU recibió el depósito del instrumento de acceso, incluida la excepción planteada por Bolivia, complementa el documento.

    La Convención entrará en vigor para Bolivia el 10 de febrero próximo.

    Bolivia había denunciado en junio de 2011 a la Convención de 1961 porque la penalización del acullico obligaba a prohibir el también denominado pijcheo (masticado, en quechua), práctica ancestral y milenaria protegida por la nueva Constitución Política del Estado, pero oficializó en diciembre de 2011 su solicitud de readmisión con la reserva del acullico.

    El Gobierno boliviano reivindica que la coca, en su estado natural, no es una droga, y que desde tiempo ancestral es masticada y utilizada en otros usos tradicionales sin causar daños a la salud.

    A contramano, la objeción de la JIFE se basa en el argumento de que la coca contiene alcaloides y es  el principal insumo de la cocaína.

    Entre los países que objetaron el reingreso de Bolivia están Estados Unidos, Rusia y Francia, este último País desde su embajada en la Paz dijo que Francia no se opuso.