RADIO ONLINE 24HS (PlayCelular)

lunes, 18 de junio de 2012

El drama de los argentinos que quieren volver al país y no tienen cómo

Los argentinos en el exterior comparten diferentes actividades.
Foto: Casa Argentina de Madrid
MADRID.- En 2002, el año del corralito, las colas de argentinos ante los consulados para emigrar eran de tal calibre que la policía tuvo que intervenir ante las peleas que se formaban. Cerca de 250.000 personas salieron del país entre 2000 y 2005. España e Italia eran los destinos favoritos porque los padres o abuelos de los que querían emigrar eran de allí. Ahora regresan. Porque la crisis y el fantasma del corralito están aquí.
"El momento que está viviendo España se parece muchísimo al momento anterior alcorralito en Argentina: problemas con los bancos, falta de trabajo, protestas en la calle... Yo vine con la crisis argentina y al ver esto aquí empiezo a pensar que es el momento de volverse", explica Luis Alberto, que prefiere no figurar con sus apellidos. Dirigía cursos de paddle y lleva tres años desempleado.
El de los argentinos es "un retorno silencioso", explica Matías Garrido, secretario general de la Casa Argentina de Madrid, porque el éxodo que provocó el corralito fue muy polémico. "Hay una parte importante de la sociedad argentina que piensa que somos unos vendepatrias porque nos fuimos, no nos quedamos a pelear la crisis. Te dicen: "Te fuiste de tu país, ahora no pidas ayudas para volver". En Argentina no hay ayudas para los retornados. Los consulados no disponen de fondos para repatriaciones. "Si no tiene rédito político instaurar estas ayudas porque no está del todo bien visto, es más difícil. Pero necesitamos las subvenciones. Hay mujeres con niños y sin un solo ingreso que necesitan esa ayuda ya porque si no, se quedan en la calle", explica Garrido. En el último trimestre de 2011, una media de 57 familias al mes regresó a Argentina. "Estamos desbordados".
Normando Ortega, de 45 años, llegó a España en 2006 con su mujer y sus dos hijos, de 8 y 5 años y la tercera en camino, para "sacar el máximo jugo" a sus estudios. Es técnico químico y el trabajo le llevó de Buenos Aires a Lucena (Córdoba). "Trabajo en una empresa que recupera residuos industriales, pero con la crisis la gente no quiere gastar en gestión de residuos. Ahora tengo un contrato de tres horas. Mi mujer, técnica superior de laboratorio, nunca encontró trabajo aquí". Normando recibe un subsidio de 257 euros y una ayuda de 280 de la Junta de Andalucía. "Cada 15 días voy a recoger la bolsa de alimentos que nos da Cáritas", relata.
"No me arrepiento de haber venido. Si me hubiera ido bien, no volvería a mi país. Pero estar lejos de mi familia para no hacer nada aquí, no tiene sentido. En Lucena había unas 40 familias argentinas, y han regresado la mitad".
Mónica Daly, de 53 años, también pensaba jubilarse en España. Ahora busca ayuda para el retorno. "Vine hace tres años con la ley de nietos de Zapatero [que concede la nacionalidad española a descendientes de exiliados]. Me instalé en Santo Domingo de la Calzada (La Rioja), con mi madre. Tiene 81 años y problemas de salud. Yo trabajo cuidando a abuelos, pero no puedo pagar a nadie que la cuide a ella".
© EDICIONES EL PAIS, SL. Todos los derechos reservados.