RADIO ONLINE 24HS (PlayCelular)

domingo, 9 de octubre de 2011

Entrada folklórica boliviana de la festividad de la Virgen de Copacabana en Buenos Aires

El folklore boliviano mostró sus luces en Argentina con la celebración de la festividad de la Virgen de Copacabana.




Buenos Aires, Argentina 13 oct.- El barrio General San Martín de Buenos Aires se viste de gala todos los mediados de octubre de cada año cuando centenas de folkloristas bolivianos hacen gala de la diversidad cultural del país andino.
Es una fiesta que congrega a los residentes bolivianos no solamente en Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, donde se calcula que hay un millón, sino en otras provincias argentinas, en especial del norte, como Jujuy, Tucumán y Salta.
La entrada folklórica de la Virgen de Copacabana es un magnífico pretexto para que los bolivianos residentes en Argentina muestren la riqueza de su cultura y sus danzas, pero también de la fe que despierta la virgen cuyo santuario está ubicado en la población de Copacabana, en pleno altiplano y a 110 kilómetros de La Paz.
En realidad la entrada folklórica de la Virgen de Copacabana no dura solamente un día, sino dos fines de semana en los que los bolivianos que viven en Argentina dan rienda suelta al folklore.
El primer fin de semana los días 10 y 11 de octubre se inicia en el barrio General San Martín (más conocido como Charrúa), frente al complejo deportivo de San Lorenzo.
El segundo fin de semana la fiesta es mayor porque llegan a Buenos Aires conjuntos folklóricos de Bolivia, como morenadas, tinkus, diabladas y otros que muestran la fastuosidad de la cultura musical boliviana.
Según los historiadores, esta festividad comenzó hace 31 años con una sola comparsa seguida por una amplificación a manera de banda musical.
Según el diario El Clarín de Buenos Aires, en la actualidad esta festividad se celebra por dos fines de semana consecutivos, con la participación de más de 70  fraternidades, que representan a diferentes barrios de la capital, Gran Buenos Aires y representaciones de otras provincias.
El informe del diario argentino señala que es sorprendente la calidad y sentimiento con la que bailan los residentes bolivianos.
Es una entrada organizada fundamentalmente por comerciantes y pequeños productores, que han establecido sólidos negocios en Argentina y tienen la capacidad para "pasar una fiesta" que lleva bandas y trajes de Bolivia con todos los gastos pagados por dos semanas para los músicos y bordadores.
Es una manifestación de reencuentro donde se reconocen los paisanos, se reconcilian con sus costumbres y a manera de rito beben chicha traída de Bolivia y deliciosos platillos típicos bolivianos como chicharrón de cerdo, charque de llama, picante de pollo y otros. (Fuente:ABI)