RADIO ONLINE 24HS (PlayCelular)

miércoles, 5 de octubre de 2011

El 30 % de los argentinos no quiere a judíos y bolivianos como vecinos


Así se desprende de un informe sobre antisemitismo que será presentado mañana por la DAIA.



Buenos Aires.- El 30 por ciento de la población argentina prefiere no vivir en barrios con grandes concentraciones de habitantes de origen judío o boliviano, según se desprende de un informe sobre antisemitismo que será presentado mañana por la DAIA.
Además, de acuerdo con el sondeo de opinión pública realizado por el instituto Gino Germano, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA), el 54 por ciento de los argentinos aseguraron que los judíos "son los primeros en dar la espalda a las personas necesitadas".
Incluso, el 39% consideró como "negativo que los judíos tengan cargos de decisión política".
El estudio será presentado mañana a las 12:00 en la sala de Representantes de la Manzana de las Luces (Perú 272, Capital Federal) y contará con oradores como el presidente de la DAIA, Aldo Donzis; David Smith, director del Centro de Información de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay; y el juez Federal de la Nación Daniel Rafecas.
El sondeo se realizó sobre 1.500 casos, en diversas localidades de la Argentina, clases sociales y cupos etarios, auspiciado por la DAIA y por la Anti Defamation League (ADL) de los Estados Unidos, cuya misión desde 1913 consiste en luchar contra el antisemitismo y toda forma de discriminación, en ese país y en el mundo, a través de la educación, información y legislación.
En la ocasión, también se dará a conocer el Informe sobre Antisemitismo en la Argentina 2010, que edita el Centro de Estudios Sociales de la DAIA (CES), en forma ininterrumpida desde 1998, enumerando hechos antisemitas denunciados en el país.
En ese contexto, aún está fresco el ataque a un religioso judío golpeado con un palo por un joven después de salir de una sinagoga del barrio porteño de Flores.
El hombre, llamado Daniel, fue agredido con ese elemento contundente en la cabeza, mientras el joven lo insultaba y pronunciaba frases antisemitas.